0 0
Oreja a la Madrileña

Compartirte con tus amigos

Or you can just copy and share this url

Ingredientes

¿Para cuantas personas?:
800 gramos Oreja de cerdo adobada
600 mililitros Agua
3 Dientes de ajo
400 gramos Cebolla
70 gramos Tomate Triturado Natural
1 cucharadita Pimenton

Oreja a la Madrileña

VAROMEANDO- LAS MEJORES RECETAS PARA THERMOMIX

  • 1 hora y 5 min
  • Raciones 8
  • Media

Ingredientes

Preparación

Compartir

Hoy os traemos una receta de lo más tradicional, que tiene tantos amantes como detractores: la oreja de cerdo. Hay mucha gente a la que su textura no le agrada, y otra gente, como es nuestro caso, que podría comer una tapa de oreja todos los días.

Esta receta en concreto es la que se conoce como oreja a la madrileña, por ser una de las raciones más típicas en los bares clásicos de la capital. Hay algunas recetas de oreja a la madrileña que son con tomate triturado y pimentón, y la oreja cocida, pero nosotros creemos que más que eso, la oreja a la madrileña es una oreja muy pasada por la plancha. Esta hace que quede una textura muy crujiente, que es irresistible incluso para los menos fanáticos del cerdo. Por eso, vamos a hacer un mix de ambas ideas.

Con la ayuda de nuestra Thermomix y solamente un poquito de tiempo, haremos esta receta que combina perfecto con unas cervezas o un vino en cualquier aperitivo. Sin más dilación…¡Vamos con ello!

Como hacer esta receta en Thermomix

1
Hecho

Vamos a empezar por cocer la oreja

Aunque después vaya a la plancha, la oreja hay que cocerla un poco para que quede mejor. También es posible comprar una precocida, aunque nosotros vamos a hacerla de forma tradicional. Dentro del vaso de la Thermomix ponemos todo el agua y la oreja, y programamos de la siguiente forma: a temperatura de 100 grados, velocidad cuchara con giro a la izquierda y durante 20 minutos.

2
Hecho

Colamos la oreja

Cuando terminen estos 20 minutos, colamos la oreja con un colador y reservamos un poco de ese caldo restante. Lo ponemos de nuevo en el vaso de la Thermomix (mientras, dejamos la oreja a parte) y metemos también el aceite de oliva, la cebolla y los dientes de ajo. Lo trituramos programando sin temperatura durante 4 segundos a velocidad 4.

3
Hecho

Hacemos el sofrito

Ahora tenemos la cebolla y el ajo todo bien triturado junto con el aceite de oliva y un poquito de agua, así que vamos a hacer un sofrito. Programamos la Thermomix de la siguiente forma: temperatura varoma o de 120 grados, velocidad 1 y durante 15 minutos de tiempo.

4
Hecho

Siguientes ingredientes

Es el turno de los demás ingredientes que son el tomate triturado (muy poco, porque no queremos que se haga salsa para que a la plancha quede muy crujiente), junto con el pimentón de la vera y si os apetece un poquito de guindilla. Volvemos a programar: a temperatura de 120 grados y velocidad 1 durante 10 minutos.

5
Hecho

Es el turno de la oreja otra vez

Cuando tengamos esta salsita, es el turno de poner la oreja para terminar de cocinarse. Nosotros la cortamos en cachitos muy pequeños, porque así es más fácil de comer luego. La metemos en el vaso de la Thermomix junto con los demás ingredientes y programamos temperatura de 100 grados, velocidad cuchara con giro a la izquierda y durante 10 minutos.

6
Hecho

Sacamos la oreja y quitamos la salsa

Por fin tenemos la oreja bien cocida, y con una salsa perfecta que la va a llenar de sabor. Pero para ir a la plancha y que quede lo más crujiente posible, le tenemos que quitar la salsa y reservarla para ponerla luego como acompañamiento. Así, que nos quede la oreja impregnada en los demás ingredientes pero lo más seca que podamos.

7
Hecho

Calentamos la plancha

Ponemos una sartén grande al fuego bastante alto, para que se vaya calentando. Para hacer la oreja no hace falta echar aceite, porque ella misma suelta mucha grasa. La ponemos en la sartén y vamos haciéndola, teniendo cuidado de moverla bien porque al hacerse se pone bastante pegajosa. La sacamos cuando veamos que ya se ha tostado y queda muy crujiente.

8
Hecho

Últimos detalles

Si queremos podemos ponerle un poco de perejil por encima, aunque con el adobo que le hemos hecho natural, va a estar llena de sabor. Cuanto más pequeños sean los trozos de oreja, más crujiente quedará. Después a la hora de servir podemos poner la salsa con tomate, cebolla, pimentón y un poco de guindilla como acompañamiento.

9
Hecho

Solamente queda disfrutar

Es importante no dejar enfriar la oreja y comérsela lo antes posible, para que no pierda lo crujiente. Veréis que buena está con esta receta que no renuncia al sabor del pimentón tradicional, con la plancha que le deja una textura maravillosa. Esperamos que os guste. ¡Que aproveche!

anterior
Roscos de Vino
siguiente
Tarta de Dulce de leche y Almendra crujiente
anterior
Roscos de Vino
siguiente
Tarta de Dulce de leche y Almendra crujiente

Déjanos tu comentarios